Lliçà de Vall

Cuatro años para olvidar

  • ELVIRA
  • Actualitzat:
  • Creat:

CUATRO AÑOS PARA OLVIDAR.

Estamos a tres meses de las próximas municipales y los ciudadanos no deberían olvidar las consecuencias de un pacto antinatural.

Entre la derecha y la izquierda en nuestro pueblo, pacto con un solo objetivo, que en la toma de posesión dejaron bien claro, “ponerse a disposición del Presidet de la Generalitat, para apoyar la república en Catalunya y su independencia”. Nada dijeron de gestionar nuestros impuestos, mejorar nuestras infraestructuras, atender los temas sociales, solucionar la falta de viviendas, para los jóvenes y la gent gran o atender adecuadamente el deporte, la cultura o la sanidad. 
Las pruebas han estado a disposición de todos nosotros a lo largo de la legislatura, implicación total en el apoyo a la independencia, esteladas, lazos, pancartas, mociones, subvenciones y todo tipo de dedicación al procés, que primero nada tiene que ver con la gestión municipal y segundo, que con ello no están representado a más del 50% de los llicatenses, que votaron otras opciones.
El análisis de estos casi cuatro años, es absolutamente negativo en todos los campos; dos alcaldes que nadie recordara por su trabajo, dos equipos de gobierno enfrentados entre sí, haber cual de los dos incrementa más los gastos ordinarios y que dejaran pendiente sobre la mesa, la solución a la vivienda social, el mantenimiento de las infraestructuras, muy degradas en los barrios, el casal social para la gent gran, la remodelación del teatro y la biblioteca, entre otras cosas.
También serán recordados, por su incapacidad en la gestión y control de los gastos ordinarios de la administración y nos dejaran, como herencia al gobierno municipal que salga de las urnas en las próximas elecciones, un Plan Económico Financiero 2018/2020 de obligado cumplimiento, impuesto por la Secretaria Municipal, al amparo de la Ley de Estabilidad presupuestaria, para sanear la economía de nuestro ayuntamiento, que con su mala gestión han puesto en peligro. En este ejercicio la aplicación del citado Plan Económico, ha supuesto un recorte de partidas presupuestarias, por un importe cercano a los dos millones de euros y la anulación de las inversiones previstas para 2018. 
Sin duda, una legislatura perdida, cuatro años para olvidar.